Grandes liricos del renacimiento español,los

Grandes liricos del renacimiento español,los.

Editorial:
CATEDRA
Año de edición:
Materia
Literatura y estudios literarios
ISBN:
978-84-376-2662-8
Páginas:
1792
Colección:
BIBLIOTECA AVREA
-5%
47,95 €
45,55 €
IVA incluido
Sin existencias

Cuando murió en 1458, el marqués de Santillana llevaba peleando veinte años con sus cuarenta y dos -Sonetos fechos al itálico modo-, sin que apenas alguno consiguiera salir enderezado y airoso. Setenta y ocho años más tarde, cuando murió Garcilaso, dejaba cuarenta sonetos que pueden figurar sin rubor en la más exigente antología.
¿Qué había ocurrido entre 1458 y 1536? Pedro Salinas lo describe como -un hermoso cuento-. El embajador veneciano Andrea Navagero, -perfecto ejemplo del caballero del Renacimiento-, coincidió en Granada con Boscán. Hablaron. -Al español ùdice Salinasù, el veneciano le parecía una especie de semidiós o de oráculo. Y Navagero aconsejó a Boscán que escribiera sonetos y otros poemas "al itálico modo" pero en castellano, lengua que consi¡deraba muy adecuada para esas formas. Nada más: una conversación entre los mirtos de Granada, un consejo, es decir, una semilla sembrada en la mente de un poeta español. [à] Garcilaso era un poeta toledano.
Los grandes líricos del Renacimiento español es el cofre que guarda el mapa de aquel -hermoso cuento-. Boscán, amigo tenaz, voluntarioso poeta; Garcilaso, amado de las musas y los dioses, tal vez por eso destinado a morir joven; Luis de León, sosegado y oyente privilegiado de la música de las esferas; Juan de la Cruz, de quien dijo Menéndez Pelayo que -por allí había pasado el espíritu de Dios hermoseándolo todo-; y, en fin, Herrera, a quien sus coetáneos dieron el sobrenombre de Divino: ellos fueron protagonistas de esa -revolución que iba a determinar definitivamente el curso de la poesía en lengua española-.